Temporales y confinamiento

El 2020 ha sido, cuanto menos, un año raro. La Covid-19 llegó en marzo para cambiar nuestros esquemas. Y hace tan solo un mes llegaba el tan ansiado 2021, al que todos pedíamos buenos deseos. Sin embargo, nadie esperaba que trajera un temporal como Filomena. ¡Qué temporal!

Y bien, ¿qué ocurre con los seguros en momentos así? Sin duda, un temporal como Filomena es un examen de categoría para el sector asegurador, que ha demostrado estar a la altura. Los ramos más afectados han sido, sin duda, Autos, Hogar y Comunidades, aunque los riesgos de Empresa tampoco se han quedado lejos.

En este caso, Filomena ha sido un temporal de nieve, por lo que son las compañías de seguros las que deben responder antes estos siniestros y no el Consorcio de Compensación de Seguros, organismo adscrito al Ministerio de Economía creado para cubrir los daños en viviendas y vehículos por fenómenos naturales, que actúa ante riesgos extraordinarios, como inundaciones o vientos superiores a 120 km por hora.

Los daños en los automóviles por nevada o caída de árboles están cubiertos en la mayoría de pólizas a todo riesgo. Los hogares y comunidades deben realizar las labores razonables para minimizar los daños y así evitar posibles exclusiones o reclamaciones. Además, las empresas y pymes están amparadas por su seguro de multirriesgo e incluso, en algunos casos –en función del seguro contratado-, contarán con cobertura por pérdida de beneficios o indemnización por paralización y/o contingencia al tener que dejar de producir o vender. El tiempo también es importante. Existe un plazo máximo de 7 días para comunicar el siniestro al mediador.

Tu corredor de seguros de confianza siempre es la mejor opción. Ponte en contacto con él para un asesoramiento experto en situaciones de esta índole, él velará por tus intereses y te ayudará en todo el proceso de gestión del siniestro.

También te puede interesar:

Suscríbete a nuestro canal

Aviso legal     |     Política de privacidad