La salud, lo primero

Aunque con la vacuna ya hayamos ganado una batalla, está claro que todavía hay que continuar venciendo al coronavirus. Después de un año de pandemia, las medidas de seguridad y las restricciones continúan estando a la orden del día, y los hospitales, por desgracia, en muchas ciudades siguen prácticamente desbordados.

Pero, a pesar del protagonismo del virus, seguimos teniendo que convivir con muchas otras enfermedades que requieren la máxima asistencia, así como otras necesidades que atender. Y es que no es de extrañar que, tal y como se encuentra la situación actual, los seguros de salud privados hayan sido algunos de los que más han crecido. Según Unespa, la patronal del seguro, la contratación de pólizas de salud ha aumentado en casi un 5% en 2020 e incluso, remontándonos a datos de años anteriores, cada vez son más personas las que cuentan con un seguro de salud privado.

Podemos decir que el seguro siempre es un buen aliado de confianza, principalmente para los casos en los que necesitamos inmediatez y también flexibilidad. Pero es cierto que cada uno de nosotros tenemos nuestras necesidades y riesgos específicos, ya sea por nuestra edad, sexo o, evidentemente, por las necesidades médicas concretas que podamos tener. Y es que, como no hay dos personas iguales, toda la oferta que existe es realmente amplia y, a la hora de contratar un seguro privado de salud, lo primero que debemos hacer es ver cuáles son las pólizas que más se adaptan a nuestras circunstancias. Para ello y para nuestra mayor tranquilidad, lo mejor que podemos hacer es, sin duda, contar con nuestro corredor de seguros de confianza, él es quien mejor nos puede asesorar sobre lo que podemos necesitar.

También te puede interesar:

Suscríbete a nuestro canal

Aviso legal     |     Política de privacidad