Lo que la naturaleza da... El seguro protegerá.

El cuidado del medioambiente y los entornos naturales son un asunto que cobra cada vez más importancia. Desde que el mundo es mundo, el hombre ha necesitado interactuar con éste para obtener recursos para subsistir. Por ello, el aumento exponencial de la población en el último siglo, así como la industrialización, la explotación de los recursos también ha incrementado considerablemente y, con ello, los daños al entorno que nos rodea: el cambio climático, la contaminación o, incluso, la extinción de especies…

Esta creciente sensibilización es la razón por la que las empresas deben tener muy en cuenta toda esta serie de riesgos, al ser las principales actores en la explotación de los recursos naturales. Por ello, existe la Ley de Responsabilidad Medioambiental, que obliga a determinadas empresas a prevenir y reparar los daños causados a los recursos naturales al realizar su actividad, así como a devolverlos a su estado inicial. Es decir, esta legislación se aplica bajo la máxima “quien contamina, paga y repone”.

Como decíamos, son determinadas empresas las que están sujetas a esta legislación. Es decir, serán aquellas cuya actividad tenga un impacto mediambiental en mayor o menor medida, y puede ir desde centrales térmicas de alta potencia hasta explotaciones agrícolas. Por ello, el impacto económico en el medioambiente varía entre una empresa y otra. Aquí es cuando entra el mayor aliado frente a los imprevistos y riesgos: el seguro. El seguro de Responsabilidad Medioambiental es la herramienta obligatoria que éstas empresas utilizan para responder en caso de que tengan que hacer frente a los daños y reparación que su actividad haya podido provocar. Y, ¿quién mejor para dejarse asesorar? Tu corredor de seguros de confianza.